Todos los caminos llevan al colorido NXT

La marca amarilla ya no es lo que era, ahora es multicolor.


Once años atrás, NXT surgió como una especie de reality show en el que ocho jóvenes talentos lucharían por obtener un contrato en la World Wrestling Entertainment (WWE), destacando nombres como Daniel Bryan y Wade Barrett, quien ahora es comentarista.


El concepto era distinto al resto del producto promovido por Vince McMahon, lo que derivó en un plan distinto: los ocho rookies armaron una facción llamada Nexus, la cual se posicionó rápido en el main roster al atacar a figuras como John Cena.



Llegaron nuevas temporadas, dejando a superestrellas como Bray Wyatt (Husky Harris), Titus O’Neil y Alex Riley, aunque la poca trascendencia de los novatos provocó que el formato cambiara radicalmente a un producto con identidad propia.


Algo no cambió: NXT siguió formando a los luchadores recién llegados, en algún punto casi todos subían al roster principal. Los campeones máximos generalmente terminaban sus reinados para ir a RAW o SmackDown con un personaje definido y una fama considerable.



Shinsuke Nakamura, Sami Zayn, Samoa Joe, Bobby Roode, Asuka, Ember Moon y Finn Bálor son sólo algunos de los ejemplos de promesas que se hicieron realidad en NXT para pasar al elenco estelar sin pena ni gloria.


Lo que se demostraba año con año es que había algo diferente en la marca amarilla que funcionaba, diferente a lo que sucedía en los programas principales. Mientras los fans disfrutaban los shows de los miércoles, se quejaban de los del lunes y viernes.



Los Takeovers se volvieron en los pay-per-views más anticipados por la calidad de sus luchas, al grado que Dave Meltzer dio la primera calificación de cinco estrellas a un combate desde 2011 con el enfrentamiento entre Andrade Cien Almas y Johnny Gargano.


La calidad en las historias y matches de la marca de la “X” fue atribuida al trabajo creativo de Triple H, Shawn Michaels y William Regal, quienes ahora serán relegados de la ecuación con el regreso de NXT al negocio de los territorios de desarrollo.



En la última edición de SmackDown se reveló la nueva imagen de NXT, augurando una serie de cambios importantes. El aura oscura y épica de Triple H se irá para dar paso a un concepto juvenil y moderno que atraerá a una audiencia menos específica.


Hasta ahora se desconoce si los actuales miembros del elenco seguirán, si el campeonato cambiará, o si será un producto más cercano a lo que era en sus inicios. Lo que es un hecho es que todo cambiará pronto y es impreciso saber si la transformación será positiva.


A continuación te dejamos uno de los últimos clásicos de NXT, el último episodio de la trilogía entre Adam Cole y Johnny Gargano:


https://www.youtube.com/watch?v=Wt26c_8QZYY&t=2828s



31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo