Som-hi, un nuevo Barcelona


Arranca La Liga post-Messi, con primer gane 4-2 ante la Real Sociedad El arranque de una época reinventada, más por supervivencia que por decisión, condujo al Barça directo al primer partido de su primer temporada sin el astro argentino al frente. Con un Camp Nou lleno de color y vitoreos de la afición que también regresó, fue presentado el XI inicial del equipo blaugrana que, independiente de contar con el vacío rutinario en la delantera, ilusionó desde la mención novedosa de jugadores como Memphis Depay, Eric García, entre otros que volvían a convocatoria luego de mucho tiempo.

Los minutos volaron para la escuadra azulgrana que entró con un ritmo posesivo, aunque todo pareció detenerse al minuto 10, pues desde gradas se ovacionó al dueño permanente de ese número dentro del club, al ídolo argentino, Lionel Messi. En seguimiento con la imposición a manos de Braithwaite y Memphis, lideró a que este último asistiera, con un centro definido a Gerard Piqué; tras el rompimiento de redes, por un remate de cabeza, el ídolo catalán se encargó de inaugurar el marcador al 19'. El beso de Piqué al escudo que ha portado por 13 años, quedó de símbolo inicial para el que sería un partido movido.

Así, luego de mantener presión alta basta para generar peligro constante en el área rival, apareció Martin Braithwaite con una anotación que en el 45+2' aventajó en la previa del silbatazo hacia el medio tiempo.



Aunque bastaron 10 minutos de la segunda parte para que el delantero danés firmara doblete al minuto 59, los de Koemann continuaron con jugadas prometedoras y un gol anulado de Griezmann, pero la Real asomó lo suficiente para acercarse al dominio del encuentro: en menos de cinco minutos, los Alguaciles habían escalado con gol de Lobete al 82' y ponían en peligro el juego al 86' cuando un tiro libre por falta, se convirtió en una anotación memorable de Mikel Oyarzabal. Con más cambios y una ronda de faltas en ambas escuadras, se revivió la fluidez en el campo y el ritmo quedó cortado gracias al protagonismo que tomó Sergi Roberto, quien posterior a otra asistencia de Braithwaite, sentenció la posibilidad de un empate, al minuto 93'. Tratándose de un debut con sabor distinto, los blaugranas comienzan a ver un destello de luz para el futuro. La acción de reducción de sueldos en los capitanes y fichajes prometedores, se juntan al talento joven que hoy aseguró el 4-2, y es parte de lo que alberga el equipo culé que aún respira.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo