Regresa RAW a Chicago con un público hostil por Wyatt y CM Punk

La marca roja volvió a la tierra de Phill Brooks, enfrentándose a la gente que clama su regreso; sin embargo, AEW lo aguarda.



John Morrison, The Miz y Damian Priest protagonizan un segmento de Miz TV, los tres talentos intercambian promos durante unos minutos hasta que el público contradice la somnífera actividad en el ring; se vuelven locos y hasta los luchadores se sorprenden.


“¡CM Punk!, ¡CM Punk!”, se escucha en el público. El puertorriqueño suelta una risa tímida, pues sabe que eso sucede cuando algo no va bien, llegan recuerdos de la infame lucha de Money in the Bank entre Roman Reigns y Jinder Mahal en 2018.


Es inevitable ver un show de WWE en Chicago y pensar, precisamente, en un Money in the Bank, en su edición de 2011 cuando CM Punk tuvo uno de los mejores recibimientos de la historia para después huir de la arena con el título máximo de la empresa.


Diez años después, la visita de RAW a la ciudad natal de Phill Brooks revela el estado actual del programa y de la compañía en general. No es casualidad que el polémico personaje con el tatuaje de Pepsi en el brazo esté a nada de llegar a All Elite Wrestling (AEW).


El pasado 16 de julio regresó el público en vivo y de alguna forma parecía que la calidad del contenido televisivo mejoraba; la última edición de la marca roja exhibió lo que realmente sucede: no mejoró el producto, sólo faltaba la gente en las gradas, nada más que eso.


Hay una gran diferencia entre la “Era del Thunderdome” y la mal llamada “Era Post-Covid-19”, pues a pesar del regreso de la audiencia, ahora no está Bray Wyatt, uno de los más grandes talentos de la era moderna. Con las pantallas LED hubiera sido impensable escuchar “We Want Wyatt”, Vince estaría tranquilo.


Ahora que los asientos están llenos, es imposible ocultar lo evidente. Mientras el campeón de NXT, la marca de desarrollo de WWE, pierde cada 15 días, en primera fila está el hijo de Goldberg, preparado para ser debutado en cualquier momento aún sin ser parte del roster.


Unas semanas antes del regreso del público, RAW tuvo el peor rating de su historia; los rostros en el público maquillaron las cifras, pero Chicago es diferente, no perdona y ayer quedó evidenciado. Ni un main event con la campeona femenina lo pudo ocultar.


¿Peores cosas vendrán rumbo a Summer Slam?







Último video



86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo