Pumas: La tercer final que reafirmó la rivalidad y una década exitosa

Para decidir al campeón se jugó un tercer encuentro en una sede neutral que terminaría siendo en Querétaro


Si hay un estadio que se le complica al Club Universidad a lo largo de su historia es La Corregidora, más allá de lo que ha sufrido en el Estadio Azteca, en el estado de Jalisco y en el Estadio de la Ciudad de los Deportes, el recinto ubicado en Santiago de Querétaro ha sido uno de los más difíciles para Pumas, pues es innegable no recordar la tercer final contra el Club América.


En la temporada 84-85, el conjunto de Coapa enfrentaría al cuadro felino para lograr el quinto título de su historia. En el partido de ida disputado en el Estadio Azteca, el marcador quedaría igualado uno por uno en lo que sería un encuentro con muchas emociones. Los goles fueron de Alberto García Aspe y de Carlos Hermosillo casi al terminar el tiempo reglamentario.



No sería el caso para el partido de vuelta, los dos equipos buscarían la victoria por la mínima para lograr el título de liga. Sin embargo, nuevamente empatarían, esta vez sin goles, en donde la figura sería el arquero del América, Héctor Miguel Zelada, manteniendo su portería en cero ante la ofensiva universitaria que no dejaba de fallar jugadas importantes mientras que los azulcremas, tampoco eran eficientes al momento de irse al ataque.


Por primera vez se jugaría un tercer encuentro para definir al campeón del futbol mexicano en una sede neutral, originalmente se tenía pensado jugarlo en el Estadio de la Ciudad de los Deportes, sin embargo, fue cambiado al Estadio Corregidora. Esto fue una decisión controversial que se había aprobado dos años antes en la junta de presidentes del balompié nacional. En este, los de Coapa se impondrían tres goles por uno con dos goles de Daniel "Ruso" Brailovsky y uno de Carlos Hermosillo, mientras que para los universitarios descontaría Ricardo Ferretti.


El partido es más recordado por las controversias provocadas por el árbitro del encuentro, Joaquín Urrea, ya que el primer gol fue gracias a un penal debido a que al defensor universitario, Félix Cruz, le pegó el balón en la mano. Momentos después, Pumas viviría una jugada similar, Luis Flores trataría de mandar un centro por la banda derecha que se estrellaría en la mano a Alfredo Tena, no obstante, el juez central no la marcaría.


Con esto, América llegaba a cinco títulos del futbol mexicano, logrando el bicampeonato al vencer previamente a las Chivas en la catalogada "Final del Siglo". Ambos títulos, contra los "archirivales" del conjunto azulcrema y que confirmaba una década de ensueño para las águilas, que posteriormente ganaron el trofeo Prode 85, el de 87-88, y 88-89 coronándose en cinco ocasiones en un lapso de diez años.


Foto: Mexsport

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo