La decepcionante extinción de The Undisputed Era

Con la muerte de NXT llegó la del mejor stable de los últimos años.


El 14 de febrero de 2021 no fue el día del amor y la amistad, pues fue la noche que vio la implosión de The Undisputed Era, comenzando así con el fin de la mejor facción que ha tenido la World Wrestling Entertainment (WW) desde The Shield.


Sin saberlo, a su vez estaríamos viendo el principio del fin de la propia marca “black and gold”; parecería poético que la muerte de la mayor atracción de NXT fue, precisamente, la caída de toda una institución. ¿Coincidencia o un terrible presagio?



Vengeance Day sólo fue el inicio. Adam Cole y Kyle O’Reilly firmaron el contrato de lo que será la tercera y última parte de su feudo en la última edición del show semanal; Takeover 36 será testigo de lo único que queda del grupo que impactó al sistema.


A esta feria de casualidades se suma la posibilidad de ver el último Takeover. Sin más explicaciones, la próxima edición del mejor Pay-Per-View de la era moderna podría desaparecer o, al menos, cambiar de formato junto con todo el concepto.



Así ha sucedido todo, sin explicación. De un día a otro, Bobby Fish ya no era parte de la programación. De la misma forma dejó de ser parte de la empresa. Sin explicación alguna Roderick Strong se alejó del conflicto entre Cole y O´Reilly, ahora lidera otra facción.


Una agrupación que dominó desde su creación terminó a tiempo, pues al menos no transitará al Main Roster para tener el mismo destino de Retribution; sin embargo, el despido de un integrante y el bookeo de su separación, dejó un mal sabor de boca.



Ahora, se rumora que Adam Cole podría dejar la compañía y con él se iría cualquier rastro de lo que fue un equipo que alguna vez portó todo el oro de forma dominante. Como ejemplo de ello te dejamos la WarGames de 2019:






27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo