El feudo más peligroso del año: The New Day vs The Bloodline

¿Quién es más importante para WWE?, ¿Roman Reigns o su stable más querido?

Es común pensar que World Wrestling Entertainment (WWE) sigue en la PG Era; sin embargo, desde el auge definitivo de las redes sociales, la empresa de Vince McMahon entró a la Reality Era, en donde la audiencia “tiene la preferencia”.


WWE comenzó a depender de la reacción efectista del público para desarrollar sus historias y catapultar a su gente, aunque al chairman le ha costado adaptarse a este formato y, de vez en cuando, se mete en el papel del público al grado que él decide qué quiere la gente.


En la Era Thunderdome quedó evidenciado que McMahon decide lo que prefiere el universo de WWE, pues con la ausencia del público él colocaba ovaciones grabadas que respondían a su baby face y abucheos al top heel, aunque el público real no pensara así.

Lo cierto es que los ejecutivos de la compañía saben a qué público escuchar y en qué momento tenerlo en cuenta. Cuando el producto viaje en avión a Arabia Saudita, la única voz que vale es la de aquellos que usan un turbante en la cabeza.


El resto del año, la voz de la razón la tiene quien compra la mercancía oficial y quien entra a las arenas para ver los shows y los pay-per-views. Durante muchos años, ese aficionado de nicho ha tenido en una vitrina especial a los tres individuos que conforman The New Day.


Pocos stables han vendido al nivel de Xavier Woods, Kofi Kingston y Big E, por lo que en los últimos años han recompensado a cada uno de ellos. Big E y Kofi ya fueron campeones mundiales y el tercer miembro tendrá su reinado tarde o temprano.

En 2020, WWE hizo un listado de los mejores equipos de la historia de la empresa, colocando a The New Day en el primer lugar como termómetro para lo que ya sabían y lo que estaba a punto de venir: un ascenso importante para el equipo.


El público estadounidense aplaudió la decisión, mientras que el latinoamericano la condenó. ¿Quién importa más para la empresa? Los que consumen directamente su producto, así que la gente le dio luz verde a WWE para explotar a su equipo estrella.


La pregunta es: ¿Qué están dispuestos a sacrificar para posicionar al carismático equipo de las trompetas y panqueques? Parece que la empresa tiene la plena disposición de disponer de su máxima figura: Roman Reigns, el campeón universal.

The Usos perdieron contra The New Day la semana pasada, mientras que en la última edición de SmackDown, Jimmy Uso perdió contra Xavier Woods, teniendo que reconocerlo como su rey, es decir, el King of the Ring está al nivel del Jefe Tribal.


El campeón de la marca azul tuvo que salir para poner orden; no obstante, este feudo entre ambas facciones tiene un alto nivel de riesgo, pues la preferencia del público está a favor de Kingston y Woods, por lo que la figura más dominante podría quedar mal parado.


Con base en la experiencia, el nuevo rey del ring incluso podría vencer limpiamente al campeón universal para generar una reacción inmediata y, de paso, colocar a Woods en la escena titular y, finalmente, darle su momento de gloria a los tres unicornios.

En una empresa en la que el retador al título debe vencer al campeón, el bookeo entre ambos equipos podría dejar mal posicionado a uno, aunque el rey tiene menos que perder, su primera rivalidad debería conllevar un campeonato midcard, no el máximo.


Este feudo es un arma de doble filo, pues al cargarse a Roman Reigns, WWE tiraría a la basura la credibilidad de figuras como Brock Lesnar, Edge, Rey Mysterio, John Cena, Kevin Owens y Daniel Bryan. Xavier Woods no tiene la calidad ni la credibilidad de todos ellos.


Hasta el momento, parece que The New Day tiene las de ganar y se desconoce cuál será el límite para el posicionamiento del equipo más querido de todos los tiempos. Si Roman Reigns será un chivo expiatorio para el momentum de Woods, sólo el tiempo lo dirá.




159 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo