Después de All Out, ¿AEW es el nuevo NXT?

Las similitudes entre el viejo NXT y el creciente AEW son cada vez más inevitables.


No es por la llegada de Adam Cole, no es por las caras conocidas de la World Wrestling Entertainment (WWE). No es por las personas, sino por las intenciones que All Elite Wrestling parece ser el relevo para el espacio que dejará NXT.


El viejo NXT no era reconocido por crear a sus propios talentos, sino por traer a los agentes libres más codiciados para ver el resultado de esas caras con el bookeo de Triple H. Cuando esas figuras llegaban a la marca amarilla se veían felices, optimistas por un futuro prometedor.


AEW se está haciendo de un nombre, no por crear a sus propios talentos, sino por convencer a los agentes libres más codiciados para ver el resultado de esas caras con la libertad creativa de Tony Khan. Cuando llegan a AEW se ven felices, optimistas por un futuro prometedor.



Tal como le sucedió a Shinsuke Nakamura, Bobby Roode, Drew McIntyre, Samoa Joe, Finn Balor y al propio Adam Cole, le está pasando a Daniel Bryan, Andrade Cien Almas, CM Punk, Ruby Riott, Rusev, Christian y al propio Adam Cole.


La felicidad del Bay Bay al reencontrarse con los Young Bucks y a ese pasado al que WWE sólo referenciaba con una señal, es sólo comparable con el regocijo de un Bryan Danielson que disfruta hacer de un suplex como si agarrara el dulce que sus padres le negaron al cansancio.


Como lo fue NXT, AEW se convirtió en un refugio para quienes lloraron por una oportunidad más y les fue rechazada. Así como Matt Riddle se fue de las marcas indies para buscar una vida mejor, Daniel Bryan se fue de la escena titular, paradójicamente, para encontrar la vida mejor.



Así como alguna vez las puertas de NXT se abrieron para un combate de Jushin Thunder Liger, en el último All Out se abrieron los brazos a un Satoshi Kojima de más de 50 años para recibir un aplauso con sabor a la última victoria de su carrera.


Así como alguna vez se vio un combate personal entre Johnny Gargano y Tomasso Ciampa, en el último pay-per-view de AEW se vio una guerra de proporciones personales entre Chris Jericho y MJF. El premio era lo de menos, sino la convicción de decir: “Te gané”.


Así como alguna vez los combates de parejas de DIY, The Revival o The Undisputed Era se robaban los shows, en Chicago los Young Bucks y los Lucha Brothers arrebataron cualquier halo de protagonismo en una lucha que recordó a sus clásicos en Pro Wrestling Guerrilla (PWG)



Hace unos años, un escocés vio como la lucha libre le dio la espalda, así que tomó un camino sinuoso y complicado para tomar lo que le pertenece por derecho y sentir que todo valió la pena al final del túnel.


El pasado 5 de septiembre, un desdichado de Chicago, Illinois, que tomó un camino sinuoso y complicado para tomar lo que le pertenece por derecho y sentir que todo valió la pena al final del túnel, volvió a hacer una GTS, estrechó la mano con un ícono y escuchó su nombre en el viento.


NXT surgió como una alternativa para los productos industriales de WWE, así como AEW está convirtiéndose en una alternativa para los productos industriales de WWE. En donde aquí hay silencio, allá hay gritos; en donde está la voluntad de salir, del otro lado está la necesidad de entrar.



Decir que AEW es el nuevo NXT es prematuro, pero después de All Out, las sensaciones son inevitables. Parece que la joven empresa está absorbiendo al gigante como si se tratara de un David contra Goliat mezclado con el mito de Sansón.


AEW es la combinación de lo que es una empresa grande y la esencia de una promoción independiente, como lo fue NXT. Está el dinero en cada rincón, pero también está la sangre, las facciones girando por el cuadrilátero y las asociaciones que hacen al ring un poco más grande.


NXT hoy está vestido de colores brillantes y, por alguna razón, su futuro parece oscuro. AEW es negro con amarillo, como alguna otra marca que conocíamos, y de alguna forma, su futuro tiene colores muy brillosos. Los espacios siempre se llenan, aunque sea de formas inesperadas.







37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo