Baloncesto en silla: todo lo que tienes que saber de la adaptación para los Juegos Paralímpicos

Los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 han comenzado y con ellos también ha iniciado un nuevo torneo para conquistar la medalla de oro en el baloncesto en silla. La adaptación del deporte popularizado por Michael Jordan para los jugadores en silla de ruedas.


Pero, ¿qué diferencias y qué similitudes comparten ambas disciplinas? A continuación, te contamos todo lo que tienes que saber del baloncesto en silla.


Baloncesto en silla: un deporte que no pierde la espectacularidad


Los Juegos Paralímpicos nos permiten ver diferentes disciplinas de los deportes que estamos acostumbrados a ver de diferente manera. Entre ellos se encuentra el baloncesto en silla, una adaptación del deporte para jugadores en silla de ruedas.

El cual, por más diferente que parezca, comparte varias características con el baloncesto a pie, que estamos más acostumbrados a ver, como las dimensiones de la cancha, la altura de la canasta y mucho más.

De esta forma, el baloncesto en silla de ruedas o paralímpico cuenta con exactamente las mismas reglas que el baloncesto a pie.

En primer plano, tanto el baloncesto a pie como el baloncesto en silla comparten las mismas dimensiones del terreno de juego, que son de 28 × 15 metros. Así como, la altura de las canastas a 3.05 metros.

Lo que nos habla de la gran complejidad del juego y las grandes similitudes que existen entre una disciplina y otra.


Sin embargo, también existen algunas diferencias producidas por la misma naturalidad del juego en silla de ruedas. Muchas de las cuales están incluidas en el reglamento de la FIBA para el básquetbol paralímpico.

De esta forma, cada jugador cuenta con una puntuación médica en función de su discapacidad y la suma total de los cinco jugadores en la cancha no debe ser mayor a 14.5 puntos.

Es decir, la puntuación de cada jugador puede ir desde 1 hasta 4.5 puntos, siendo 1 la condición más grave y 4.5 para las discapacidades más leves.

Asimismo, ninguna parte de la silla, además de las ruedas, puede tocar con la pista cuando el jugador tiene la pelota en posesión. De ser así, será castigado como una infracción.

Por otro lado, las sillas de ruedas también tienen medidas máximas permitidas, esto con el objetivo de hacer que el juego sea más equilibrado para todos. De esta forma, la altura del asiento no puede ser mayor a 53 centímetros y el diámetro máximo de las ruedas no puede superar los 66 centímetros.

Finalmente, ningún jugador puede levantarse de su silla para ganar ventaja a la hora de luchar por el balón. De ser así, esto puede ser considerado como una falta antideportiva.

Además, cuando un jugador tiene posesión del balón, sólo pude dar dos impulsos a su silla. Ya sea hacia adelante o hacia atrás, sin botar o pasar la pelota. Lo cual es equivalente a la regla de los pasos en el básquetbol a pie y si el jugador da un tercer impulso a su silla, será castigado con una infracción.

De esta forma, todo parece indicar que el baloncesto en silla de ruedas será uno de los deportes más espectaculares a seguir en estos Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

¿Qué opinas del baloncesto en silla? ¿Crees que en verdad existen muchas diferencias entre ambas disciplinas?


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo