AEW y la falsa crisis de los talentos “sin identidad”

¿De dónde vienen los estelares de las grandes carteleras?


Cuando parecía que todo eran buenas noticias para All Elite Wrestling (AEW), en redes sociales apareció la primera crítica popular: La nueva empresa es un “centro de reciclaje” de los luchadores despedidos de la World Wrestling Entertainment (WWE).


El último póster de All Out muestra a al menos 10 de los personajes estelares con un pasado en la empresa de Vince McMahon; Britt Baker tuvo una breve aparición, por lo que su nombre no se asocia a WWE, el mismo caso del ícono Sting.



Bajo ese argumento, los usuarios analizaron las carteleras de los últimos pay per views de NXT y la compañía en general, descubriendo para sorpresa de nadie, que los nombres de la marquesina tampoco pertenecen precisamente a su territorio de desarrollo.


Adam Cole fue una figura de las empresas independientes, orgullo de Ring of Honor (ROH), lo mismo que Kyle O’Rilley; Karrion Kross viene de IMPACT! Wrestling; Samoa Joe fue figura de ROH y TNA, mientras que Raquel González y Dakota Kai vienen de Shimmer.



La lucha libre no es el único deporte en el que esto pasa. Los equipos de la NFL seleccionan a sus jugadores de los equipos colegiales, lo mismo que en el basquetbol, mientras que en el fútbol, los equipos de mayores recursos tienen a los mejores jugadores.


Las contrataciones por encima del desarrollo de talento propio es un mecanismo utilizado por casi todas las compañías, incluyendo a aquellas sin tanto poderío económico. El caso particular de AEW requiere de una interpretación distinta.



La joven empresa es, precisamente eso, una marca de reciente nacimiento, por lo que aún no posee una estructura de desarrollo de talentos, lo que sí se le puede atribuir a WWE, la cual incluso desarrolla a las promesas que debutaron bajo otras promociones.


Se tiende a considerar que The Shield es el último gran orgullo de la Florida Championship Wrestling (FCW) antes de la creación de la marca amarilla; sin embargo, sólo Roman Reigns es oriundo de las filas de la marca de la “W”.



Seth Rollins viene de ROH y el ahora conocido como Jon Moxley pasó por pequeñas asociaciones como Dragon Gate USA y Combat Zone Wrestling. Hace años que las empresas no se centran en la formación de sus futuros campeones mundiales.


El actual campeón de WWE tuvo un pasado fructífero en múltiples marcas como TNA y el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), mientras que su predecesor, Drew McIntyre es conocido por cimentar su carrera en empresas independientes de todo el mundo.



El pro-wrestling ha subsistido gracias a las exportaciones de luchadores y luchadoras, así como por el sincretismo de las compañías de menor impacto económico, como AAA o IMPACT!, las cuales han aprovechado el ascenso de AEW para catapultar su producto.


No hay una sola empresa en el mundo que dependa únicamente de sus propias estrellas, y si AEW algún día tendrá un terreno de desarrollo, aún falta para que eso suceda. Lo que es cierto es que la extinta WCW dependió por mucho tiempo de sus “ex-WWE”, aunque es innegable que All Elite es un destino atractivo.


La falta de talento propio aún no es un problema, pero podría serlo después. A continuación te dejamos un fragmento de la última edición de AEW Dynamite en la que apareció Malakai Black, excampeón de NXT:





27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo